Ejercicios de cadera para tonificar y moldear los glúteos

Si eres alguien que quiere lograr un trasero redondo y tonificado, ¡aquí hay algunas asanas de yoga para abrir la cadera que le dan forma a tu trasero como un melocotón!

Las caderas abiertas y un trasero regordete y tonificado se pueden lograr de muchas maneras a través de ejercicios e incluso yoga. Las caderas son articulaciones complejas y su función principal es permitirnos avanzar. Si conectas la capacidad de avanzar con el sistema nervioso, los músculos alrededor de la articulación de la cadera son los que te permiten volar. Sin embargo, también le dan una silueta femenina a tu cuerpo. ¡Y estas asanas de yoga funcionan perfectamente bien si estás buscando cómo moldear tu trasero!

Además, la región de la cadera es un lugar muy íntimo, que subconscientemente estamos acostumbrados a proteger. Si estamos estresados, constantemente corriendo o cargando traumas emocionales dentro de nuestro cuerpo, siempre estamos listos para correr, lo que significa que los músculos están comprometidos y las caderas se tensan.

Esto suena dramático, pero es principalmente un acto inconsciente. En una sesión de yoga para apertura de cadera, los músculos se estiran y, por lo tanto, se liberan emociones. En una situación estresante, los músculos que se tensan se pueden alargar con estas asanas.

Health Shots habló con Isabelle Karan, sanadora, entrenadora de yoga, experta en meditación y Pranayama, propietaria de Sabel Yoga and Wellness para contarnos más sobre las asanas de apertura de cadera.

“Un trasero color durazno necesita un aumento en la fuerza muscular. Aunque estamos hablando de grupos musculares similares o iguales, el enfoque es diferente. En una secuencia de apertura de cadera, uno debe ser cariñoso y amable consigo mismo”, dice Isabelle.

Aquí hay 3 asanas de yoga para ayudarte a moldear tu trasero:

1. Baddha Konasana (postura de la mariposa)

Esta postura trabaja prácticamente toda la región de la cadera, que son los muslos internos y externos y los flexores de la cadera. Tenga cuidado de colocar ambos huesos para sentarse equilibrados en el suelo y encontrar la longitud en la parte inferior de la espalda. Puede colocar un bloque debajo de cada rodilla para que los músculos se relajen aún más.

pose de mariposaLa postura de la mariposa, una parte integral del yoga, tiene múltiples beneficios para la salud. Imagen cortesía: Shutterstock

2. Ananda Balasana (postura del bebé feliz)

Esta postura alarga maravillosamente la parte interna de los muslos, los isquiotibiales, pero también la región de la ingle. No solo esto, también relaja la espalda baja. Tenga cuidado de relajar la cintura escapular, el cuello y la cara. Si no puede alcanzar sus pies, puede usar una correa como soporte. .

3. Agnistambhasana (postura del tronco de fuego)

Esta pose tiene una gran intensidad. Usa bloques como apoyo y conéctate con tu respiración. Prolongue la exhalación mientras se enfoca en los músculos que están más estirados. Conscientemente date permiso para soltar y alargar. Esta pose es una apertura profunda para los glúteos y las caderas exteriores.

4. Utkatasana (postura de la silla)

Coloque un bloque entre sus medias y siéntese bajo, mientras contrae el piso pélvico y el vientre. Los brazos pueden estar sobre la cabeza o delante del corazón, dependiendo de tu fuerza. Aprieta el bloque y los glúteos y rebota suavemente en esta posición.

posturas de yoga para la flexibilidad¡Esta pose es todo lo que necesitas para moldear tu trasero! Imagen cortesía: Shutterstock

5. Movimiento de la mesa

Colóquese en una posición de mesa, los hombros sobre las muñecas y las caderas sobre las rodillas. Si tiene rodillas sensibles, coloque una manta debajo de las rodillas. La rodilla izquierda se mantiene firme en el suelo mientras que la pierna derecha se estira y se levanta del suelo. Mueva la pierna paralela al suelo hacia el lado derecho y rebote suavemente 20 veces, cambie de lado y repita durante 3 rondas.

6. Utkata Konasana (postura de la diosa)

Esta pose es un quemador de grasa que moldeará tu trasero como un albaricoque. Abre los aductores de la cara interna de los muslos y tensa los cuádriceps, los glúteos y las pantorrillas. La belleza de la pose es que también fortalece el núcleo y la espalda. Encuentra tu camino hacia la postura y siéntate bajo para que puedas sentir la quemadura en los glúteos y los cuádriceps. Apunta a que las rodillas empujen hacia el otro borde de los pies. Puede rebotar suavemente o levantar los talones del suelo uno por uno.

Pruebe estas asanas de yoga durante un mes sin falta para obtener ese trasero color melocotón que se ve tonificado y apretado. ¡Después de un mes, encontrarás una gran diferencia en tus curvas!

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.