¿Es bajo en grasa mejor que bajo en carbohidratos?

El mundo del bienestar está repleto de preguntas sobre qué es mejor para perder peso, ¿una dieta baja en grasas o baja en carbohidratos? ¡Finalmente vamos a desglosarlo por ti!

Para hacer algún progreso en su proceso de pérdida de peso, la búsqueda de una dieta adecuada es importante y, a menudo, interesante. Opciones como una dieta baja en grasas y una dieta baja en carbohidratos hacen evidente una cosa: la moderación.

Pero respondamos qué es mejor: ¿una dieta baja en grasas o baja en carbohidratos? En resumen, una dieta baja en calorías es mejor para perder peso. Una variedad de micronutrientes se encuentran en carbohidratos y grasas, y aunque el objetivo de la pérdida de peso es deshacerse de la grasa extra en el cuerpo, en ningún momento debe comprometer sus necesidades de micronutrientes: sus vitaminas y minerales. Bajo este ámbito, comprendamos los pros y los contras de ambas dietas.

Comprender la dieta baja en grasas y baja en carbohidratos

Las calorías que obtiene de sus alimentos alimentan sus actividades diarias, y la cantidad de energía que necesita para continuar con su día es su gasto energético diario total (TDEE). A medida que consumes menos calorías de las que necesitas para realizar todas tus actividades en un día, tu cuerpo, entre otros, comienza a alimentarse usando grasa.

A medida que su cuerpo comienza a usar la grasa, esto significa un buen comienzo para su viaje de pérdida de peso. La importancia de una dieta con déficit de calorías no se puede enfatizar lo suficiente cuando se trata de perder peso, y las grasas y los carbohidratos son los dos factores más importantes para lograr este objetivo, ya que son las fuentes más ricas de calorías en su comida.

1. Cada gramo de carbohidratos equivale a cuatro calorías.
2. Cada gramo de grasa equivale a nueve calorías.

La diferencia de calorías entre las grasas y los carbohidratos es marcada y parece una obviedad lanzarse a una dieta baja en grasas, pero no tan rápido.

La carga calórica que lleva cada macronutriente es significativamente diferente a la de los demás. La diferencia proviene de sus diferentes beneficios.

pérdida de pesoEl arroz blanco es una fuente de calorías vacías. Imagen cortesía: Shutterstock

Beneficios de las grasas y la dieta baja en grasas

Una dieta baja en grasas implica que necesita consumir menos grasa de lo que normalmente se necesita como parte de su dieta equilibrada. Una comida balanceada proporciona del 20 al 35 por ciento del total de calorías provenientes de la grasa, y una dieta baja en grasas significaría reducir la porción de grasa en su plato a entre el 10 y el 15 por ciento.

La grasa está cargada de calorías, ya que cada gramo de grasa contiene 9 calorías. Por lo tanto, una dieta baja en grasas parece una opción obvia para perder peso, pero la grasa también contiene micronutrientes que son indispensables. Su contenido en omega-3 y omega-6 (ácidos grasos esenciales) ayuda a reducir la inflamación. La grasa es vital para la salud de los ojos y el cerebro. También ayuda a absorber vitaminas liposolubles como A, E, D y K.

Seguir una dieta baja en grasas puede comprometer algunos de estos beneficios.

Comenzando con una dieta baja en grasas

Las grasas son importantes para mantener una buena salud y estado físico. Los ácidos grasos esenciales son grasa que nuestro cuerpo no puede producir y depende de fuentes externas. Por lo tanto, es importante que al llevar su ingesta diaria de grasas por debajo del 20% de su porción, en ningún momento prive a su cuerpo de estos ácidos grasos.

Reducir la porción de grasa en su dieta exigirá limitar el uso de aceite, ghee, mantequilla o cualquier otra grasa visible a menos de dos cucharaditas por día. Esto también significará evitar los alimentos procesados ​​que a menudo tienen un alto contenido de grasas trans, que aumentan el colesterol (LDL) que se deposita en el revestimiento interno de las arterias.

Hay fuentes invisibles de grasas que componen sus dietas, como las nueces y los productos lácteos, como la leche, el requesón, etc. Estas grasas invisibles deben controlarse para seguir una dieta baja en grasas.

Si bien las fuentes de grasas como el salmón, la caballa, etc. son buenas fuentes de grasas omega-3 y pueden proporcionar ácidos grasos esenciales, para alguien vegetariano, estas necesidades deben satisfacerse comiendo una mezcla de vegetales de hojas verdes y semillas. Su dieta baja en grasas no solo debería ayudarlo a perder peso, sino también brindarle los beneficios que la grasa tiene para ofrecer.

pérdida de peso¡Asegúrate de que tu plato esté lleno de colores! Imagen cortesía: Shutterstock

Beneficios de los carbohidratos y una dieta baja en carbohidratos

Los carbohidratos son la fuente de energía de tu cuerpo. Su cuerpo almacena carbohidratos como glucógeno, que se almacena en los músculos y el hígado, y luego se utiliza como fuente de energía. Su cuerpo ahorra proteínas al usar la glucosa como fuente de energía, y las proteínas siguen estando a cargo de desarrollar sus músculos.

Una dieta equilibrada implica que los carbohidratos permanezcan entre el 45 y el 65 por ciento de la porción de su comida. Una dieta baja en carbohidratos significaría mantener la porción de carbohidratos en las comidas por debajo del 45 por ciento o entre el 10 y el 25 por ciento.

Por lo general, se prefiere una dieta baja en carbohidratos porque, en las etapas iniciales, crea una ilusión de pérdida de peso. Esto se debe en parte al glucógeno. Cada molécula de glucógeno está unida a tres moléculas de agua. Como resultado, las reservas reducidas de glucógeno se reflejan en el peso al causar una pérdida de peso de agua y lo alientan a continuar con la dieta baja en carbohidratos. Pero esto es simplemente una indicación de que es probable que su cuerpo esté usando proteínas para alimentar sus actividades.

Comenzando con una dieta baja en carbohidratos

A medida que reduce los carbohidratos, su cuerpo comienza a usar proteínas como fuente de energía, lo que agota los músculos de su cuerpo magro. Esto resulta en una pérdida de fuerza.

Escoger los carbohidratos correctos es clave. Podría comenzar por eliminar los alimentos procesados ​​como los refrigerios salados y las bebidas gaseosas, que contribuyen al hígado graso y elevan los niveles de glucosa en la sangre a niveles poco saludables (que en última instancia conducen a la diabetes y las enfermedades cardíacas).

Elige los hidratos de carbono adecuados: alimentos integrales como legumbres, judías, germinados, etc., y verduras de hoja verde, ya que son ricas en fibra. No provocan un aumento repentino de los niveles de glucosa en sangre y son ricos en vitaminas y minerales. Las frutas enteras, y no los jugos, también son opciones saludables. La fibra y los micronutrientes a menudo se pierden en el proceso de exprimir la fruta, lo que convierte una fruta nutritiva en una bebida azucarada.

pérdida de pesoEs hora de que prestes atención a los beneficios de las legumbres. Imagen cortesía: Shutterstock

Sigue esta regla general

Una regla general para elegir entre dietas bajas en grasas y bajas en carbohidratos puede ser mapear sus medidas de precaución. Identifique un plan de dieta para el que pueda seguir las precauciones necesarias y asegúrese de que sus necesidades de micronutrientes no se vean afectadas.

De manera similar a como nos gusta tener opciones al elegir alimentos, elegir solo una dieta puede no ser sostenible. Tus preferencias tendrán una gran influencia. Un solo plan de dieta requerirá que compenses tus necesidades calóricas, y aquí es donde la proteína puede ser útil.

Además, agregar algunos ejercicios a su rutina lo ayudará a equilibrar sus calorías y desarrollar fuerza. Lo que necesita es un enfoque equilibrado en el que pueda mantener una dieta con déficit calórico, de modo que pueda lograr su objetivo de perder peso de manera consistente y efectiva.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.