¿Estás loco por los desafíos de fitness? Esto puede cambiar de opinión

Los desafíos de acondicionamiento físico pueden parecer divertidos, pero realmente pueden hacer que termines con lesiones. ¡Eso es si sus niveles de condición física no están a la par con el ejercicio que está realizando!

Si hay una lección importante que hemos aprendido durante la pandemia es que NUNCA debemos dar por sentada nuestra salud. Mientras nos quedábamos en casa para protegernos del virus Covid-19, las redes sociales lanzaron varios desafíos de acondicionamiento físico que se enfocaban en todo, desde los abdominales hasta las piernas y la parte superior del cuerpo. Planchas a sentadillas, pesas a bandas de resistencia: todo y más en estos desafíos de acondicionamiento físico.

¿Son seguros los desafíos de fitness?

Si bien pueden parecer emocionantes, estos ejercicios NO son para todos. ¡Es su nivel de condición física lo que determina si su cuerpo está preparado para un cierto entrenamiento o no! Y así lo ha confirmado nada menos que Meenakshi Mohanty, una reconocida experta en fitness.

¡Esto es lo que le dice a HealthShots! “Antes de comenzar su ejercicio, siempre se recomienda verificar sus niveles de condición física. Una evaluación del estado físico es un conjunto de ejercicios que se utilizan para examinar su salud general y su condición física. Estos exámenes involucran varias pruebas estandarizadas, algunas de las cuales están diseñadas para objetivos médicos y otras que determinan si estás calificado para participar”.

Estas pruebas están diseñadas para mantenerlo seguro y brindarle a su entrenador la información que necesita para establecer objetivos de entrenamiento claros y efectivos.

¿Cuáles son algunas de estas pruebas antes de lanzarse a los desafíos de fitness?

Las diferentes pruebas incluyen:

  • Evaluación general de salud
  • Pruebas de fuerza y ​​resistencia
  • Pruebas de resistencia cardiovascular
  • Pruebas de composición corporal
reto de fitnessHaga que el fitness forme parte de su vida cotidiana, incluso en circunstancias adversas. Imagen cortesía: Shutterstock

Verificar su estado de salud ayuda a evaluar su condición física antes de subirse al carro de los desafíos de la condición física. La cantidad de actividad física que necesita está determinada por sus objetivos de condición física, ya sea que esté tratando de reducir el peso o mantenerse en forma y tonificar su cuerpo.

“Cuando comienzas a entrenar sin ninguna consulta o consideración de tus niveles de condición física, tu cuerpo comienza a doler, lo que significa que algo anda mal. Su cuerpo puede hacer frente al dolor por un tiempo, pero eventualmente se descompondrá. Mientras lidias con el dolor y la debilidad, aparecerá la falta de flexibilidad, lo que conducirá al reposo en cama y a la falta de entrenamiento”, agrega Mohanty.

Los efectos secundarios

El experto explica que las lesiones pueden sufrirse a partir de diversas formas de entrenamiento, como el entrenamiento con pesas, las artes marciales y el entrenamiento deportivo específico. Las lesiones musculoesqueléticas por uso excesivo ocurren con frecuencia en los corredores, mientras que la distensión y el esguince, así como la tendinitis de Aquiles, son lesiones comunes que ocurren al realizar actividades físicas.

“Es por eso que es esencial tener una evaluación del estado físico de uno mismo, ya que ayuda a identificar posibles riesgos para la salud o áreas de lesión. Además, registrar el estado físico inicial del cuerpo motiva a entrenar más duro y trabajar para ser la mejor versión que uno puede ser”, agrega Mohanty.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a mejorar su condición física:

1. Las lesiones pueden ocurrir en cualquier momento, pero existen medidas que puede tomar para ayudar a minimizar el dolor a largo plazo antes, durante y después del ejercicio.

2. Permítase hacer al menos cinco minutos de calentamiento antes de comenzar a hacer ejercicio.
Tómese un tiempo después de su calentamiento para estirar los músculos suavemente. Es importante no empezar a rebotar directamente.

3. Es fundamental utilizar el equipo adecuado durante el entrenamiento. Esto incluye ropa y accesorios para el gimnasio, por ejemplo, zapatos adecuados para tu tipo de pie (arco alto, pie plano, pie neutro), así como ropa y calcetines cómodos. Si el zapato se ajusta a la medida de su pie, deberá reemplazarlo de vez en cuando. Si la plataforma para los pies se ha desgastado, debe reemplazarse antes.

4. No se puede exagerar la importancia del entrenamiento cruzado. También se debe considerar el entrenador de escalador o elíptico y andar en bicicleta, nadar, yoga y Pilates, mientras se ejercita.

5. Es aconsejable refrescarse después del ejercicio mediante estiramientos.

reto de fitnessPruebe estos consejos para volver a su régimen de ejercicios en poco tiempo. Imagen cortesía: Shutterstock

La última palabra

Sus fortalezas y limitaciones físicas se identifican a través de pruebas de aptitud física. Por ejemplo, es posible que tenga una excelente energía y resistencia para el entrenamiento cardiovascular pero que le falte fuerza en la parte superior del cuerpo. Su entrenador puede utilizar esta información para crear un plan de entrenamiento que resalte sus habilidades y resuelva sus defectos. Para el tipo y condición de cada uno, hay diferentes ejercicios.

“Por ejemplo, la actividad física puede ayudarlo a controlar sus síntomas de asma si la aborda correctamente. El ejercicio mejora la salud pulmonar general al aumentar la capacidad pulmonar y reducir la inflamación. Si una persona con asma no está acostumbrada a hacer ejercicio como correr, trotar o jugar fútbol, ​​tener un ejercicio físico puede ser demasiado para ellos a la vez. El ejercicio debe evitarse en ambientes fríos y secos. Hacer ejercicio en condiciones de frío, como el hockey sobre hielo, el esquí y otras actividades de invierno, es más probable que provoque ataques de asma”, dice Mohanty.

Aquí hay otro ejemplo: se recomienda el ejercicio aeróbico regular para las personas con diabetes. Los adultos con diabetes tipo 2 deben aspirar a realizar al menos 10 minutos de actividad aeróbica todos los días, con una meta de 30 minutos o más la mayoría de los días de la semana. Las personas con diabetes, especialmente con neuropatía periférica, deben evitar los ejercicios de alto impacto como trotar y saltar.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.