Una nueva madre necesita apoyo emocional. Así es como puedes ayudar

Toda nueva madre necesita apoyo emocional debido a los sentimientos encontrados que tienen. Aquí es cuando los amigos y la familia pueden ofrecer apoyo.

Convertirse en madre primeriza es una montaña rusa de emociones. Si bien puede ser la mayor bendición para alguien, también puede ser aterrador en ciertos aspectos. Su vida cambia cuando se convierte en madre primeriza, y puede llevar meses acostumbrarse a la maternidad, a un nuevo bebé ya un estilo de vida completamente nuevo. Este período es desafiante para una nueva mamá, y aunque se adaptan a la vida con un bebé en su línea de tiempo, siempre es útil si su pareja, amigos y familiares entienden. Toda nueva madre necesita apoyo emocional debido a los sentimientos encontrados que tienen. Aquí es cuando los amigos y la familia pueden ofrecer apoyo. apoyalos.

Pero antes de eso, comprendamos cuáles son algunos de los pensamientos que puede tener una nueva madre.

depresión post-partoUna nueva mamá necesita apoyo de salud mental. Imagen cortesía: Shutterstock

Emociones por las que pasa una nueva mamá:

1. Abrumado, confundido y preocupado

La mayoría de las mamás primerizas empiezan a cuestionar todo después del parto. Esto se debe a que el vínculo entre la madre y el bebé aún no se habría desarrollado. Es normal no ser experta en amamantar, mecer y cargar al bebé durante la noche, y no puede esperar que el vínculo con el bebé sea instantáneo. Tomará algún tiempo, pero recuerda no cuestionarte a ti mismo.

2. Preocuparse de por qué su bebé nunca duerme y cuestionar su capacidad como madre

Cuando un bebé está despierto todo el tiempo, algunas mamás pueden sentirse constantemente frustradas porque también tienen que permanecer despiertas con él. Puede ser difícil concentrarse en otras alegrías de la maternidad cuando no duerme bien. Cada nueva mamá se agota por la falta de sueño. Es importante recordar que no está solo y que este sentimiento es completamente normal.

3. Pueden sentirse sobrecargados con la responsabilidad

Ser madre primeriza es un trabajo constante y exigente. Es importante recordar que las mamás están haciendo todo lo posible, pero de vez en cuando, pueden tener malos momentos o incluso malos días, en los que sienten que hay demasiadas cosas en su plato.

4. Cansancio por todos los consejos que puedan estar recibiendo

Cuando llega un nuevo bebé, todos, desde familiares, amigos y conocidos, darán sus consejos sobre cómo manejar al niño. Aunque pueden tener buenas intenciones, esto puede hacer que la nueva mamá sienta que no está a la altura del estándar requerido. Esto podría llevarlos a sentirse bastante ansiosos y hacerles dudar si están haciendo un trabajo lo suficientemente bueno.

5. ¿Por qué no me relaciono con mi bebé? ¿Qué estoy haciendo mal?

Aunque el vínculo con el niño no será instantáneo, las nuevas mamás pueden presionarse cuando no pueden hacerlo. La depresión posparto puede ser causada a veces por la falta de apego de una nueva mamá con el bebé. Las nuevas mamás tienden a culparse a sí mismas y sentirse culpables por no conectarse con el bebé. La melancolía posparto es bastante normal en las primeras semanas posteriores al parto. Pero si continúa durante mucho tiempo, se recomienda buscar tratamiento profesional antes de que la situación empeore.

Lea también: Liberarse de la ansiedad posparto: cuándo buscar ayuda

post embarazoLa maternidad puede dejarte fatigada. Imagen cortesía: Shutterstock

¿Cómo pueden las parejas, los amigos y la familia brindar apoyo emocional a una nueva madre?

1. Amor y apoyo:

Convertirse en mamá primeriza es una tarea desafiante, y es entonces cuando necesitan el amor de sus parejas, amigos y familiares. Necesitan que alguien les diga lo admirables y valientes que son por superar los últimos nueve meses y que están haciendo un buen trabajo como nuevas mamás.

2. Ayudar a cuidar al bebé:

Una relación de pareja tiende a cambiar cuando llega el pequeño. En lugar de centrarse únicamente el uno en el otro, ahora los padres se centran en el bebé. Aunque ambos padres estarán estresados, privados de sueño y adaptándose a su nueva vida, es especialmente difícil para la salud mental de la madre debido a todos los cambios físicos por los que atraviesa su cuerpo. Un compañero puede apoyarla ayudándola con el cuidado del bebé y las tareas de la casa. Los amigos y la familia también pueden hacer lo mismo.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.